Sara Moreno – Revista Lazarillo

Con un ritmo trepidante, la novela se desarrolla en cuatro semanas, que acelera al lector impidiendo que deje el libro.